A lo largo de los meses de otoño e invierno, hay menos horas de sol. Estos periodos se caracterizan por tener más cambios drásticos de luz, los cuales pueden alterar severamente tu visibilidad a la hora de desarrollar una determinada actividad física. Leer más